Todos sabemos que los dulces son un pequeño y placentero capricho, y lo mejor de todo, siempre van vinculados a celebraciones alegres y cargadas de energía… no es esta la mejor terapia para nuestros #Mayores?

Pero más allá de degustarla y de compartirla, la Pastelería o Repostería implica también crearla. Además de una actividad gastronómica -desde siempre- ha sido un arte. En manos del maestro pastelero, unos sencillos elementos como la harina, el huevo o la mantequilla, toman formas y colores, gustos y sabores… todo un proceso que supone una auténtica terapia para niños y mayores.

El arte de la pastelería es además una actividad que conjuga manualidad y creatividad y esto es lo que proponemos para nuestros mayores pues sin ninguna duda… puede serles de gran ayuda:

1.- Potenciando las relaciones que, por falta de tiempo, las prisas del día a día, se van dejando en un segundo plano. Un taller con amigos, vecinos, hijos, nietos… o una tarde horneando deliciosos bizcochos, les ayudará a estrechar lazos a la vez que se divierten.

2.- Desarrollando destrezas motoras. El fondant se trabaja con las manos, de igual manera que si fuera arcilla o plastilina, lo que puede ayudar a no perder la precisión y destreza necesaria para seguir realizando con total independencia las tareas del día a día.

3.- Desarrollando la imaginación. Creando desde una flor, hasta un osito, un personaje de cuento o un sencillo y elegante lazo. ¡La imaginación es el límite!

4.- Potenciando la atención.  Estas tareas conllevan cierta precisión, por lo que puede ayudar a nuestros mayores a fijar su atención en los pequeños detalles, centrándose en conseguir aquello que se habían propuesto.

5.- Trabajando la memoria. Recordar las recetas que más nos han gustado, o las técnicas de trabajo que deben seguirse en determinados platos, puede resultar un trabajo memorístico de gran ayuda para evitar poco a poco los olvidos propios de la edad.

Nosotros además, creemos que un dulce puede ser algo mágico y único. Por eso, creamos tartas y pasteles personalizados, con figuras y diseños en fondant, una pasta de azúcar totalmente comestible y maleable, que permite modelar pequeñas obras de arte. Pero también os enseñamos a hacerlos por vosotros mismos, en nuestros talleres, tanto para adultos como para niños.

Por eso queremos animar a todos nuestros mayores a que se metan en la cocina, y disfruten creando platos, dulces, figuras comestibles… desde ArtiDulce estaremos encantados de ayudarles y asesorarles, para que hagan de la repostería …una nueva afición.

Patricia

Todo para la repostería creativa. Cupcakes, tartas y galletas personalizadas.