Dentro del proyecto #99i para Burgos hubo una que suscitó una especial aceptación entre todos los que la conocieron: La nº 17 “La ciudad de la experiencia”. Nuestra propuesta planteaba la conversión de Burgos en la ciudad en la que mejor vivieran los #Mayores, de España.

Fotografía de l Asociación de Esclerosis Múltiple de AlavaEl envejecimiento de la población en los países desarrollados se ha convertido en un tema de atención permanente. La evaluación de los cambios que han afectado a la definición social de la vejez permite la discusión del envejecimiento como problema o como oportunidad.

Como punto de partida deberíamos plantearnos la pregunta que Jacobs formuló en 1961: ¿Qué tipo de problema es una ciudad? “Habitar, trabajar, recrearse o desplazarse”, las funciones urbanas descritas en la carta de Atenas, encarnan las maneras de utilizar la ciudad, de Ser ciudadano. Nuestra idea planteaba un primer reto. ¿Burgos es una ciudad accesible? ¿Estamos proyectando una ciudad para todos?

Entendemos por “Accesibilidad, la cualidad del medio que permite a cualquier persona el uso de los espacios de forma autónoma y segura”. Y por “Barreras Arquitectónicas son todos aquellos impedimentos, que limitan o impiden la libertad de movimiento de las personas”. Asi, entenderemos que un espacio, una instalación o un sistema se considera accesible si cumple los requisitos funcionales y dimensionales, que permitan su utilización autónoma y satisfactoria incluso para personas con movilidad reducida u otra limitación.

Accesibilidad no es sólo una necesidad para algunos, sino una ventaja para todos.

La ciudad y cada uno de los elementos que la componen, primordialmente los edificios, DEBEN ser accesibles. No consiste en conciliar itinerarios para válidos con itinerarios para minusválidos, sino la definición del mismo para todos. La Accesibilidad no es sólo una necesidad para ALGUNOS, sino una ventaja para TODOS los ciudadanos que debe pasar desapercibida. En este sentido destaca la importancia del carácter inclusivo de las ciudades, y la obligatoriedad de vincular las premisas del diseño universal en la manera cómo se proyecta y se materializa la ciudad.

El diseño urbano se vuelve más universal, en tanto sea mayor el porcentaje de población que satisface. La ciudad tradicional, desde un punto de vista sensorial, ha sido predominantemente diseñada como paisaje, para un uso y disfrute principalmente visual, De una forma amplia, el diseño universal incluirá elementos que sean percibidos por los otros sentidos.